Los días 17, 18, 19 y 20 de febrero estuvimos en Alghero participando en el Urban Thinkers Campus, un evento impulsado por UN-Habitat. Se trata del último de los 28 campus que se han celebrado como parte de la World Urban Campaign para alimentar el proceso Hacia una Nueva Agenda Urbana. En este caso la temática fue ‘The City We Need: Open for Art’. Se trata de un espacio abierto para el intercambio crítico entre actores urbanos, “desde la perspectiva de que la urbanización es una oportunidad que puede guiar transformaciones positivas”.

Los 28 encuentros de este tipo que han tenido lugar en diferentes lugares del mundo pretendían recoger aportes para la Nueva Agenda Urbana Mundial, el principal resultado de la conferencia de Hábitat III que se celebra en Quito en octubre de 2016. Este último campus “The City We Need: Open for Art” se ha enfocado en la relación entre el arte, la vida en la ciudad y el entorno urbano.

IMG_20160217_184639
Los organizadores nos invitaron a través de una convocatoria abierta para la selección de equipos, universidades, proyectos concretos, empresas y organizaciones sociales que pudieran aportar conjuntamente una visión sobre el tema central del campus. Desde Improvistos tratamos de aportar una pequeña mejora en la manera de trabajar en procesos de transformación urbana a través de nuestra metodología CPH. Sin embargo, nuestra ponencia y el debate posterior no fue sino una parte pequeña de nuestra actividad en estas jornadas. En realidad, los participantes nos organizamos para avanzar posiciones en común a través de sesiones de debate, grupos de trabajo, laboratorios, seminarios, talleres para la elaboración de borradores… con el objetivo de revisar el documento previo The City We Need, propuesto por la Asamblea General de Socios de Habitat III. También tuvieron lugar aproximaciones diferentes como actuaciones, exposiciones, proyecciones de películas e intervenciones artísticas en relación a la ciudad, el arte y el hábitat.

El intenso programa permitió abordar los 9 principios iniciales, que son: la ciudad que necesitamos es socialmente inclusiva; bien planeada y caminable; regenerativa; económicamente vibrante e inclusiva; con una identidad singular y sentido del lugar; segura; saludable; asumible en costo y equitativa; y gestionada a nivel metropolitano. Estos principios son a todas luces muy generales, incompletos e incluso dudosos. Por eso se trataron de refinar, criticar y mejorar. Además, se discutieron algunos nuevos principios en relación a la educación, el espacio público, la relación con lo rural, etc. Sin embargo, el punto principal a discutir en este campus fue la conexión entre la investigación, las políticas y la práctica en relación al arte y el entorno urbano. Los diez grupos de trabajo que articularon la producción de propuestas fueron: autoridades locales, academia, organizaciones de base, infancia y juventud, negocios e industria, mujeres, ciudadanos y nuevos ciudadanos, y artistas.

IMG_20160217_184006
Retomando nuestra ponencia y algunos de los puntos de vista que llevamos a Alghero, desde Improvistos realizamos una breve exposición de los cambios y prácticas actuales en la ciudad de Madrid. Nuestra perspectiva desde el caminar, el dibujar y el encuentro nos ha permitido poner en duda algunos de los conceptos generales que actúan como grandes referentes actuales pero que están vacíos de significado en la práctica de la transformación de la ciudad. Repasamos algunas de las iniciativas más interesantes pero planteando el corto alcance que han podido tener y también planteamos los retos olvidados como la segregación residencial o la falta de accesibilidad universal.

Por otro lado, siendo el encuentro parte del proceso de Habitat III, nos parecía imprescindible reintroducir el compromiso con los retos mundiales en materia de hábitat, triste e inexplicablemente olvidados en un campus de este tipo. En este sentido hablamos de la dificultad de enfrentar el empobrecimiento, el enriquecimiento desigual, la exclusión, el acceso a la vivienda adecuada, servicios básicos, etc a través de principios generales y poco operativos. Algunos de los impulsores de Habitat III parecen ser conscientes de esto pero sería un error que, para evitarlo, cayéramos en lo contrario: tomar como ejemplos únicamente intervenciones muy específicas para imponerlas en otros lugares, por muy innovadoras que sean. Algunos proyectos asociados a la idea de ciudades inteligentes, basados en herramientas nuevas que no han sido contrastadas ni evaluadas durante el tiempo suficiente, parecen alejarnos del objetivo básico de mejorar la calidad de vida de las personas (¿reconduciendo hacia mejorar prioritariamente las condiciones para los negocios?).

Improvistos_thecityweneed_Página_01
Con toda la ingenuidad y el aun breve recorrido de nuestra oficina, en Improvistos hemos desarrollado una metodología adaptable que no es ni una idea general ni una experiencia demasiado específica. La Metodología CPH combina la mediación en procesos urbanos con las técnicas de facilitación gráfica, ayudando a mantener el equilibrio entre el proceso, las personas implicadas y el logro de objetivos.

En el campus pudimos exponer la situación de bloqueo en la que se encuentra el resultado del concurso internacional Urban Revitalization of Mass Housing, organizado por ONU-Habitat, en el que Improvistos obtuvimos el primer premio. Hasta la fecha, este premio ha consistido en ser olvidados por los organizadores y por los responsables de la contratación. Hace ya dos años que los resultados se anunciaron en el Foro Urbano Mundial de Medellín y seguimos en la misma situación, suponiendo no sólo una pérdida de oportunidad enorme para nuestra oficina sino también una irresponsabilidad de cara al propio proceso de Habitat III. De acuerdo con los organizadores del concurso, nuestra propuesta “draws up an open and integrated development proposal from an innovative vision in design and a participatory approach (…) and fully translates the United Nations Human Settlements Program ideals promoted through the New World Urban Agenda”. Actualmente seguimos luchando desde la práctica profesional por lo que creemos que es justo en materia de transformación urbana, participación, alternativas de vivienda y creatividad aplicada a la construcción de ciudad.

IMG_20160219_180726
Para ir terminando, tenemos que decir que la asistencia al último Urban Thinkers Campus ha sido algo escasa pues fueron pocos estudiantes y ciudadanos a título individual. El campus se basaba en la participación de la ciudadanía organizada a través de asociaciones o colectivos y de empresas, departamentos universitarios y grupos de investigación centrados en temas de hábitat, cultura, arte y ciudad. Sin embargo, probablemente falló la difusión o coincidió con un momento de desconexión, de exámenes, de frío… Lo cierto es que los organizadores locales trataron de montar un evento internacional y en cierto modo lo consiguieron pero sin mucho apoyo de la ONU, que en realidad cuenta con pocas herramientas efectivas para impulsar el proceso más allá de la promoción. En parte, son eventos promocionales. Quizá deberían haberlo enfocado a algo más local, sobre Cerdeña o sobre el Mediterráneo.

Respecto al conjunto del planeta, nos preguntamos si deberíamos concentrarnos en aprovechar al máximo la oportunidad que supone el proceso hacia Hábitat III, considerando que la participación en dicho proceso sigue siendo extremadamente compleja, costosa y muy escasa. Como con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la Agenda 2030, o la Conferencia sobre Cambio Climático de diciembre de 2015, en el caso de la Nueva Agenda Urbana Mundial el principal problema es que el despilfarro de unos se basa en el bajo consumo y la pobreza de otros, y esto define las posiciones de los países. Tímidamente, las administraciones locales y otros actores empiezan a tener voz. Lo que pasa es que en el caso de las agendas urbanas son las propias ciudades y las personas que viven en ellas las que deberían tener el papel protagonista. Con todo, participemos o no en el proceso, la idea general sigue siendo la que ya sabemos: respetar los límites finitos del planeta mientras tratamos de mejorar la calidad de vida de las personas, garantizando urgentemente los Derechos Humanos. ¿Cómo se concreta eso en cada ciudad?

IMG_20160217_175636
Por último, queremos también aprovechar para hacer un breve comentario de la propia ciudad de Alghero. Su belleza y su gente amable, con una fuerte identidad que la distingue, no nos ocultan que su centro histórico está muriendo. De pueblo pesquero a ciudad turística, hoy hay tres zonas clave para el visitante: la ciudad real fuera de las murallas, la ciudad medieval intramuros y las playas. De estas últimas no sabemos nada. Por las calles, en invierno se escucha sardo, italiano, alguerés y catalán, pero no en el centro histórico que permanece casi en silencio. En verano debe ser un hervidero de turistas, claro.

El rato que más disfrutamos y aprendimos fue con los compañeros de Stalker: Lorenzo, Francesco, Alessandro y otros amigos. Comentamos ideas, experiencias, recordamos paseos y derivas de hace años. Además, la ciudad nos invitó a un estupendo paseo en la noche fría y húmeda que en un momento se convirtió en un juego saltando sobre el mobiliario urbano con la excusa de entrar en calor. No esperábamos menos. Ci vediamo presto, cari amici.

Créditos de las imágenes:

fig.2: DADU, University of Sassari. ‘The City We Need: Open of Art’ program cover, 2016. Design and Cover Image PaPs – Public Art & Public Space

Share this:
TwitterFacebookPinterest
TwitterFacebookPinterest