Los días 21 y 22 de Septiembre participamos en el Segundo Foro de Innovación Social celebrado en Valencia y organizado por la Fundación Jovesolides, con el apoyo de instituciones como la Universidad Politécnica de Valencia, el Ayuntamiento de Valencia, el Instituto Valenciano de Juventud o la Fundación Esplai. El foro cuenta con financiación del Programa de Ciudadanía Activa del Mecanismo Financiero del Espacio Económico Europeo 2009-2014, canalizado en España por la Plataforma de ONG de Acción social. Hubo más de 300 asistentes, 12 conferencias, talleres, clases de innovación social y un speed networking en dos días intensos en los que pudimos conocer muchas iniciativas y personas comprometidas con la transformación social.

Las ponencias marco del primer día trataron sobre innovación en sanidad, educación, periodismo, política, participación… Se dedicó también un tiempo y espacio importante a la crisis de los refugiados por la actualidad y urgencia del tema. En los talleres del segundo día fue uno de los ámbitos trabajados junto con el paro juvenil. El foro se cerró con la intervención de representantes de las instituciones públicas, actualizando información sobre los pasos que la administración está dando en políticas de igualdad, participación, transparencia… con especial concreción en el caso de la Comunitat Valenciana y el Ajuntament de Valencia.

Improvistos tuvimos la suerte de ser invitados a realizar la ponencia sobre innovación y vivienda como colaboradores e impulsores de la plataforma CloudHousing. Queremos ahora compartir el contenido de lo que expusimos en el foro y aprovechar para añadir algunas reflexiones complementarias.

imadest_foro2is

Innovación y vivienda se llevan mal en general y más aun en España. El mercado inmobiliario, centrado desde hace décadas en la especulación, es un sector rígido y con gran inercia. La innovación, entendida desde la perspectiva de la transformación social y de la creación colaborativa de nuevas ideas para mejorar la calidad de vida de las personas, está ahora principalmente en la calle, en cómo usamos y modificamos el espacio público y también en algunos lugares de experimentación urbana como los centros sociales autogestionados, los huertos urbanos o algunos espacios singulares de encuentro y mezcla. Ahí se han gestado y prototipado maneras de hacer ciudad que han ido probando su importancia con una repercusión cada vez mayor. Está por ver si el propio modelo de ciudad, en un contexto político capaz de poner en valor estas prácticas, asume la centralidad necesaria en el debate urbano y las recoge, impulsa y conecta con una estrategia común. La ciudad de la sístole, de la regeneración integral, de la calidad frente a la cantidad… es el único marco conceptual ético de la sostenibilidad urbana en España. Esto lo sabemos desde hace tiempo. Ahora tenemos la oportunidad de hacerlo realidad y no volver a los errores y abusos de antes.

Tratemos de regresar a la vivienda. Con lo de que la innovación está en estos lugares de experimentación nos referimos tanto al contexto en el que la experimentación tiene lugar como al objetivo de esa experimentación. Son prácticas emergentes y colaborativas de lo público o de lo común en espacios públicos o comunes. Con frecuencia, empiezan con la reapropiación colectiva, la custodia compartida y la mejora y defensa de bienes que son comunes. Su fin suele tener que ver con el propio proceso y los mecanismos que lo producen, no con objetos o imágenes finales y de hecho se basan en el encuentro, en compartir y auto-organizar medios y saberes. Muchas de estas experiencias han sido recientemente registradas en un atlas ciudadano, Los Madriles, con versión física y versión digital, impulsado por la Federación de Asociaciones de Vecinos de Madrid contando con el trabajo de varios equipos de arquitectos. Pero ¿y la vivienda? El movimiento más importante e innovador de los últimos años en el ámbito de la vivienda es la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y la lucha contra los desahucios. El derecho a techo, en respuesta a la urgencia habitacional acentuada durante la estafa de la burbuja inmobiliaria y la crisis, ha sido capaz de generar un poder en paralelo a las instituciones cuando éstas no respondían. Sin embargo, sin quitarle importancia a esta autodefensa colectiva ¿qué alternativas tenemos que mejoren el acceso a la vivienda con nuevas ideas, más allá de parar los desahucios? Muchos jóvenes profesionales de la arquitectura y el urbanismo hemos aprendido de la realidad de la ciudad, tanto o más que en la universidad, en Esto es una plaza, en el Campo de La Cebada, en El Patio Maravillas… (un aprender y pensar mientras se hace) y el urbanismo en el que hemos empezado a trabajar con precariedad parte de preocupaciones e inquietudes sobre los comunes urbanos ¿Es o debería ser la vivienda un bien común? Cuando la regeneración de barrios obsoletos empieza a estar encima de la mesa ¿cómo retomamos la reflexión y la capacidad de propuesta en vivienda desde esta lógica procesual y la perspectiva del compartir?

corbu

Quizá hay que empezar por desaprender algunas ideas. Le Corbusier decía que “se necesita una población ilustrada para comprender y desear lo que los especialistas han deseado para ella”. Esto, como poco, no nos sirve. Tampoco aquello del juego sabio de los volúmenes bajo la luz. Arquitectos, hace falta arquitectura. Mucha y valiente, y de la mano de programas integrales que tengan en cuenta que la realidad es tanto la físicamente construida como las personas, sus necesidades y sus relaciones. Hace falta arquitectura, no para levantar más palacios de congresos o villas de lujo en barrios-fortaleza, sino para hacer frente a los millones de viviendas vacías y cientos de barrios vulnerables. Al fin y al cabo, la ciudad dual y segregada actual es la ciudad heredada que puede mejorar.

Desde hace unos meses, en Improvistos colaboramos en el diseño e impulso al CloudHousing. Se trata de un modelo alternativo de acceso a la vivienda y servicios asociados en red que recoge a su vez otras ideas y experiencias en funcionamiento, algunas de las cuales las mencionaremos un poco más adelante. El CloudHousing se basa en una aproximación a la ciudad que contribuya a consolidar la transición hacia una economía del compartir. Estamos en un momento clave en el que nos arriesgamos a caer en la utopía neoliberal (o a pretender superarla a base de ciberfetichismo, como explica César Rendueles en el libro Sociofobia) justo cuando es más evidente que la Smart City no tiene nada de inteligente como apuesta de desarrollo urbano. No produce ciudad cercana, amable e inclusiva. ¿Somos capaces de reconducir el funcionamiento en red para intensificar y profundizar las relaciones sociales y los cambios políticos? ¿Es el prosumidor una vuelta de tuerca del capitalismo o tienen los habitantes aun la oportunidad real de rechazar el papel de consumidores pasivos y reclamarse como usuarios activos de la ciudad? Podemos equivocarnos, claro, pero como insiste Villasante, no hay alternativas posibles sino las que se ponen en marcha. Es vital entonces que la alternativa en red a la especulación y la plusvalía descontrolada se construya localmente sobre el valor de uso.

foro2is_02

El Cloud Housing va por ese camino, promoviendo la combinación de viviendas, espacios comunes y servicios bajo un modelo de pago por uso. La idea es potenciar la flexibilidad de edificios y que lleguen a conformar una sociedad y una pequeña economía colaborativa ofreciendo servicios en red a los usuarios a través de una plataforma: CloudHousing.org El objetivo final es la construcción de espacios para la autonomía social y el modelo se centra en la recuperación de espacios abandonados y edificaciones obsoletas.

Por supuesto esta idea tiene mucho en común con otros proyectos que llevan funcionando bastante tiempo: el cooperativismo por ayuda mutua en Uruguay, el modelo Andel escandinavo, las residencias ‘de envejecimiento activo’ o los ejemplos más recientes en España de cooperativas de vivienda en cesión de uso como La Borda o Entrepatios. También son una referencia las redes de espacios compartidos de trabajo como Copass o plataformas/comunidades de diseño y empoderamiento cívico como CivicWise. Algunas de estas experiencias han tenido gran difusión y aceptación, según en qué países. Otras no tienen nada fácil ser escalables y replicables o bien no están centradas en el ámbito de la vivienda.

Es importante destacar la cesión de uso como alternativa a la vivienda en propiedad o en alquiler. Estamos siguiendo con mucho interés La Borda y Entrepatios, por insistir en los dos ejemplos mencionados que están tratando de consolidarse en Barcelona y Madrid, respectivamente. La cesión de uso plantea que una cooperativa sea la propietaria de las viviendas mientras los residentes son socios usuarios con derecho de uso indefinido y, por lo general, transferible. Los socios pagan una entrada inicial recuperable si abandonan la cooperativa y una cuota mensual bastante asequible, pero no pueden vender la vivienda (ni especular con ella) puesto que no la tienen en propiedad. Además, los socios participan en las decisiones y en la gestión de los espacios y los servicios comunes. Merece la pena conocer más sobre estos proyectos a través de sus páginas webs o contactando con sus impulsores.

elroto

Más allá de la cesión de uso, el modelo CH incluye un funcionamiento de pago por uso de servicios al que tienen acceso todos los usuarios a través de cualquiera de los edificios de la red. Cada edifcio, recuperado del stock de vivendas vacías o bloques obsoletos, es una empresa-social a cargo de un gestor. Por otro lado, la rehabilitación en edificación ha de ser energética, de accesibilidad, constructiva… y funcional. Con este objetivo Improvistos estamos aportando a este modelo (lleno de ingenuidades y falto de ejemplos concretos que lo prueben) nuestra asesoría en tres dimensiones: dimensión participativa, dimensión organizativa y dimensión espacial. Como parte de este trabajo estamos mejorando un sistema de intercambio comunitario de espacios, bienes y servicios. Al mismo tiempo, estamos desarrollando las implicaciones del modelo en la gama posible de espacios comunes, compartidos, comunitarios y de transición (distinguiendo las posibilidades de cada uno) que podrían ser la clave de la rehabilitación espacial en bloques de vivienda. Pensamos que los cambios en lo cotidiano son importantes (por mencionar un ejemplo, las jerarquías de uso dentro de la vivienda están ligadas a nuestra sociedad patriarcal, como bien señalan desde el Col.lectiu Punt6) así que procuramos descender siempre a la escala del mobiliario y el ámbito doméstico. Esto nos permite además profundizar en el diseño riguroso de soluciones constructivas pero sin dejar de buscar también la oportunidad de exportar y multiplicar estas soluciones.

2

En este sentido, los numerosos bloques homogéneos de la periferia intermedia de nuestras ciudades representan una oportunidad cuando además con frecuencia concentran problemas de obsolescencia, desigualdad y precariedad. Desatendidos por la adminsitración pública y los inversores privados (en favor de nuevos desarrollos más alejados del centro o de la renovación del propio centro) estos barrios reunen sin embargo características en común de gran interés: muchas viviendas iguales, habitaciones de tamaño similar, sistemas constructivos parecidos, sistemas estructurales y tipologías repetidas, etc. Estas características pueden ser a primera vista un problema pero también son la base sobre la que algunas propuestas pueden sistematizarse para después adaptarse a cada caso.

mediacion3dim-01

Por último, queremos decir que la plataforma CH está siendo impulsada por un grupo variado con expertos en diversos ámbitos, personas interesadas, asesores, voluntarios… que, según va creciendo, hace suyo el debate sobre la diferenciación entre el trabajo profesional formal y el trabajo voluntario más ¿informal?. Pese al camino recorrido estamos aun empezando y este debate quizá pide otro artículo. Pero sí queremos destacar que el equipo trabaja actualmente en planificar el modelo, promover varios proyectos piloto, lanzar la plataforma online y diseñar el sello CH con el sistema de evaluación que implica. Desde Improvistos, seguimos en ello con la intención de que, si funciona, lleguemos a ser prescindibles. Si te interesa o tienes cualquier propuesta, escríbenos.

Hasta que se lance la nueva plataforma web (www.cloudhousing.org), puede encontrarse más info en: http://www.vidamesfacil.com/cloudhousing/

Autoría de ilustraciones: Imagen 1, Jovesolides. Imagen 2, Le Corbusier. Imagen 4, El Roto. Resto, Improvistos

Compártelo:
TwitterFacebookPinterest
TwitterFacebookPinterest