En el artículo Infancia y derecho a la ciudad, nos preguntábamos qué podemos hacer para transformar la ciudad desde la infancia, y adelantábamos la propuesta del proceso #CómoEstáElPatio, sobre los patios, accesos y entornos escolares de varios colegios de Madrid.

Los entornos escolares acogen gran protagonismo en las vidas de niñas y niños, y por ello son espacios clave para empezar a fomentar su participación en las ciudades. Para repensarlos, vemos dos lugares diferenciados a los que prestar especial atención: los patios con su configuración y su gestión, y los accesos a los centros educativos.

Los patios

Qué elementos definen los patios y cómo están distribuidos sus diferentes espacios son factores que terminan repercutiendo en la salud y el bienestar de la comunidad educativa y condicionan enormemente los distintos usos como espacios lúdicos, deportivos, curriculares y de socialización, desde donde también poder transformar las relaciones de género que se perpetúan en nuestra sociedad y que se reflejan desde la infancia.

Resulta interesante en este sentido el estudio difundido por la Fundación Bofill sobre los patios escolares en Barcelona en el año 2010 y dirigido por Imma Marín: Els patis de les escoles: espais d’oportunitats educatives. En él se descubre que las intervenciones en el patio escolar son mínimas, tanto en lo que se refiere a sus infraestructuras como a la organización de juegos dirigidos. A pesar de ello, los niños y niñas se las apañan para jugar mayoritariamente, si bien también aparecen elementos de discriminación por género y por origen socio-cultural.

Cuando en un lugar común (el patio) la mayor parte del espacio se dedica a una sola actividad, se transmite el mensaje de la relevancia social de dicha actividad. En la mayoría de centros educativos esta actividad es el fútbol, practicada mayoritariamente por los alumnos varones y dominada por aquellos de más edad o más fuertes. Casi la totalidad de alumnas y una parte de los alumnos aprenden a ceder el lugar central del espacio público y a convertirse con el paso de los años en espectadores del juego que protagonizan sus compañeros. Los demás juegos quedan relegados a un segundo plano, tornándose invisible al resto.

Práctica Reflexiva Repensar el patio escolar. Mariana Morales Lobo, 2016.

Encontramos una gran necesidad actual de transformar espacios comunes que llevan décadas sin evolucionar. La idea de este proyecto es tratar todos estos aspectos citados anteriormente para pensar colectivamente cómo transformar los patios escolares para convertirlos en espacios promotores de salud e inclusión y hacer realidad esa aspiración con la que comenzábamos el artículo sobre infancia y derecho a la ciudad: la de lograr que niños y niñas tengan una experiencia autónoma y participativa con su entorno y sólo tengan que remangarse, extender las manos y tomarlo.

El proyecto: Cómo está el Patio

La Junta Municipal del Distrito Moncloa-Aravaca, siguiendo las líneas estratégicas de los programas Madrid Ciudad de los Cuidados, Madrid Recupera y el Plan A de Calidad del Aire, trata de llevar a cabo un proyecto en siete centros educativos del Distrito para pensar cómo transformar los patios escolares y sus entornos en espacios promotores de salud, diversión, convivencia e inclusión.

Este proyecto parte de las recomendaciones del Proyecto MICOS y recoge parte de las demandas de una propuesta de las AMPAs y AFAs.

¿Cuándo tiene lugar y cuáles son sus fases?

El proyecto se desarrolla en otoño de 2018, durante el primer trimestre escolar de 2018-2019. La presentación oficial del proyecto fue el 17 de octubre a las 17h en el Centro de Mayores Infante Don Juan y el 17 de diciembre a las 17h se realizará una sesión conjunta de devolución a todos los centros escolares en el mismo centro de mayores. Esta devolución se entregará en forma de memoria que incluya las conclusiones de las actividades, el diagnóstico de cada espacio, una propuesta estratégica y una evaluación de satisfacción.

El proyecto consta de 3 fases:

  1. Una primera de coordinación, creación de la red, contacto con los centros y sensibilización de familias y profesorado para garantizar su implicación en el proceso.
  2. Una segunda fase de elaboración de un diagnóstico participativo infantil sobre los usos del patio con niñas y niños, a través de la realización de sesiones de trabajo con varios cursos escolares y con un grupo motor formado por personas implicadas de cada centro educativo.
  3. Una tercera fase en la que se realizarán sesiones de diseño de propuestas de mejora a partir del diagnóstico infantil, con la participación de toda la comunidad educativa. Esta fase incluye una sesión abierta por cada patio escolar y tendrá lugar el día que considere oportuno cada grupo motor entre el 15 y el 30 de noviembre. Está invitada toda la comunidad educativa (profesorado, familias, alumnado y equipos directivos) y cada sesión será facilitada por nuestro equipo técnico.

Patios más inclusivos y amables

Las intervenciones que se realicen en este proyecto, serán de importancia de cara a hacer los entornos escolares más seguros, inclusivos y cómodos para las niñas y niños, en un esfuerzo por construir espacios que respeten el derecho a la ciudad de la infancia. Tener patios y accesos a los colegios más amables y habitables es posible.

Y en este esfuerzo colectivo, todas los aportes son importantes, especialmente los de la comunidad educativa y sin olvidar a los peques como verdaderos protagonistas. Ellas están también imaginando las posibilidades para mejorar sus coles.

Queremos animaros a participar en este ejercicio de imaginación colectiva en sus diferentes fases. Además, para atender dudas y recibir sugerencias, se ha habilitado el siguiente correo electrónico: comoestaelpatio.coles@gmail.com. En redes sociales se puede seguir el proyecto con el hashtag #CómoEstáElPatio.

Créditos

Las fotos han sido realizadas por Laura Carrascosa Vela

Compártelo:
TwitterFacebookPinterest
TwitterFacebookPinterest